martes, 27 de marzo de 2007

EL MUNDO DE LAS ABEJAS Y LA APITERAPIA


He sido desde mi infancia una enamorada del mundo de las abejas gracias al contacto que de niña tuve con ellas, ya de adulta mi interés ha seguido en aumento, siendo una fiel consumidora de los productos de la colmena por mas de 20 años y ahora la primera estudiante de Apiterapia de R.D. del presidente de la Asociación Alemana de Apiterapia.

Al constatar la ausencia de información sobre el uso terapéutico y nutricional de los productos de la colmena me he animado a compartir con los lectores los conocimientos adquiridos.


La valiosa información sobre el uso nutricional y terapéutico de la Miel, Miel de mielatos o ligamaza, La Jalea Real, el Propóleos, el Polen, la Apitoxina o veneno de abeja, la cera, Pan de abeja y Apilarnil, aspectos como sus propiedades, características, usos terapéuticos, etc., poco a poco iremos conociendo y familiarizándonos a usarlos en toda su extensión para nuestro beneficio, productos que nos acompañan desde remotas edades.

Una de las técnicas poco conocidas en nuestro país, pero muy en boga en Europa, Asia y América, es la Apipuntura cuyo origen, se establece en Japón, es la combinación de la acupuntura y la aplicación directa de la abeja en los puntos energéticos del cuerpo humano y de animales.(fotos del articulo) Acu (aguja), Api(abeja), con la aplicación de la apitoxina o veneno de abeja se están tratando enfermedades reumáticas, esclerosis múltiple, el tan temido SIDA en combinación con propóleos y los otros productos de la colmena y una inmensa gama de problemas de salud.

Aunque la picadura de abeja es sabido que duele, cuando es provocada puede hacer todo lo contrario, y convertirse en terapia de algunas enfermedades.

Investigadores célebres como Joiriche (Moscú) y el Dr. Saine (Montreal) han constatado las virtudes terapéuticas del veneno de las abejas en forma de picadura provocada.

Existen varias maneras de practicar la Apipuntura:

Colocando la abeja sobre la parte enferma, por ejemplo en gota y reumatismo, como lo hacían Carlomagno e Iván el Terrible. Este tipo de tratamiento se suele aplicar escalonadamente durante varias semanas, alcanzando un total de más de 100 picaduras en total.

Tratamientos:
El médico ruso Orlov trató en 1969 en el congreso de Bucarest sobre el veneno de las abejas y su incidencia sobre el sistema nervioso central. Según rezan algunas leyendas muchos casos de peste y cólera fueron curados con picaduras de abeja. Lo que es cierto, es que en la actualidad se ha comprobado su eficacia en casos de bronquitis, bocio exoftálmico y oftalmía.

El veneno de las abejas tiene propiedades revulsivas más rápidas que la harina de mostaza, debido a que es tónico cardíaco, fluidificante de la sangre y vasodilatador (dilata las arterias).

Es muy eficaz contra los reumatismos, la ciática, gota, artritis, neuritis, neuralgias, poli artritis crónica evolutiva y paludismo.

El veneno de la abeja es un tónico general, aumentando el dinamismo del sujeto que se somete a sus picaduras de forma controlada y voluntaria.

El veneno de las abejas, también conocido como apitoxina (del latín apis, abeja, y del griego toxikón, veneno) es producido por una glándula de secreción ácida y otra de secreción alcalina incluidas en el interior del abdomen de la abeja obrera. Es introducido en nuestra piel a razón de 0.3 MG. por cada picadura, por un aparato vulnerante cuyo aguijón es particularmente conocido.

El aguijón de la abeja consta de un largo estilete, de unos 2 Mm. puntiagudo, que se amplia luego a 0.1mm de diámetro. En el estilete existen varios dientes pequeños, algunos de 0.03mm de longitud. Estos dientes son los que retienen el aguijón en el objeto que pica la abeja, lo que causa la pérdida del aguijón y de la vida de ésta.

Al picar la abeja, el estilete penetra en el objeto picado hasta la mitad de su longitud.

El veneno de abeja es un líquido transparente, con olor a miel acentuado y de sabor amargo, acre. Su densidad es de, 1313. Una gota colocada sobre el papel de tornasol azul lo vuelve rojo inmediatamente, lo que indica una reacción ácida.




Puede ser considerado como un veneno endotelial violento, además de un marcado estimulante de los músculos lisos. Podemos designarlo como un veneno protoplasmático general.

Las características principales de la apitoxina o veneno de las abejas son las siguientes:

Apariencia: Líquido transparente, ligeramente amarillo, sabor agudo y amargo, fuerte olor aromático.

Peso específico: 1,1313.
PH. Reacción ácida.
Soluble en agua y ácidos.
Casi insoluble en alcohol.
Las soluciones no son estables: se infectan y descomponen con rapidez por las bacterias.
Se seca rápidamente a temperatura ambiente.
Muy termoestable, soporta 100°C durante lh o congelación durante 10 días sin perder su poder.
Se destruye fácilmente por sustancias oxidadoras: permanganato de potasio, sulfato de potasio, cloro, bromo, alcohol.
Las enzimas digestivas (ptialina, pepsina, pancreatina, renina) y vegetales (papína, papayotina) lo debilitan rápidamente y viceversa, el veneno afecta rápidamente la efectividad de las enzimas. Se destruyen mutuamente.
Es destruido por los álcalis (ejemplo: amoníaco) ácidos fuertes y antisépticos fuertes.
Al igual que el veneno de serpiente, no tiene efecto si se toma por vía oral.

Se conserva indefinidamente en glicerina (se ha informado acerca de 22 años de conservación)
Una picadura de abeja es igual a 0.012mg de veneno seco (0.03-04 MG. de veneno líquido) A esto se le llama una unidad convencional.

Composición química del veneno.

El análisis químico muestra que, además de mucha agua (88% del peso), contiene un histamina, la melitina, que es una proteína relativamente simple: una lisolecitina, la apamina (1-3%, y 2 enzimas, la fosfolipasa A2 (10-12%) y la hialuronidasa (1-3%).

Además, posee ácido fórmico, clorhídrico, y ortofosfórico, colina, triptófano, los micro elementos hierro, yodo, potasio, azufre, cloro, calcio, magnesio, manganeso, cobre , cinc y otros compuestos. Contiene además melitina (50%) secapina (0.5-2.0%), peptido DCM (1.2%), tertiapina 80.1%), procamina (1.2%) dopamina (0.2-1.0%), noradrenalina (0.1-0.5%) ácido r-aminobutírico, glucosa, fructosa, fosfolípidos, aminoácidos y feromonas.

Se ha señalado que sus propiedades médicas se deben, esencialmente, al fosfato de magnesio, mg3 (PO4)2, que representa 0.4% del peso del veneno seco.

Es muy rico en sustancias nitrogenadas, en ácidos volátiles que desaparecen en el proceso de su desecación y contiene muchas diastasas además de la fosfolipasa A y la hialuronidasa ya señaladas.


ACTIVIDAD BIOLÓGICA DE LA APITOXINA:

El valor terapéutiico del veneno de abejas se debe principalmente a sus propiedades hemorrágicas y neurotóxicas. Los efectos del veneno son los siguientes.



  • Dilata los vasos capilares, acelera e intensifica la circulación.

  • Posee cualidades anticoagulantes, ejerce acción inactivante en la tromboplastina plasmática y tisular, y disminuye la actividad trombínica.

  • Posee efecto bacteriostático.

  • Posee efecto anestésico local.

  • Mejora el funcionamiento del hígado.

  • Mejora la actividad del cerebro.

  • Cura las afecciones del miocardio.

  • Posee acción inmunológica en el tratamiento de las enfermedades reumáticas.

  • Tiene acción hemolítica, leucolipitica, plasmolítica y circulatoria.

  • Aumenta los elementos nitrogenados en la orina.

  • Acelera la respiración.

  • Disminuye la colesterina.

  • Aumenta los uratos.

  • Aumenta el metabolismo:estimula diversos procesos metabólicos, como el metabolismo óseo (acelera la soldadura de fracturas), aumenta el suministro de oxígeno y proporciona calor adicional.

  • Destruye el crecimiento bacteriano.

  • Es un activo agente inmunizante.

  • Es radio protector (inyectado en ratones protege contra dosis letales de radiaciones), por lo que puede servir para proteger contra las lesiones provocadas por las radiaciones.

  • Estimula el sistema inmunológico, que se manifiesta en la formación de células multinucleares, monocitos, macrófagos, linfocitos T y B. inmunoglobulinas y cortisol.

  • Mejora la conducción de los impulsos de la fibra nerviosa y disminuye la dismielinización.

  • Durante el tratamiento de enfermedades, no se forman anticuerpos contra el veneno de abejas y por ello, el organismo humano no se acostumbra a éste. Las picaduras repetidas o las inyecciones de la apitoxina en el organismo son cada vez más efectivas.

  • En dosis próximas a las tóxicas, es capaz de alterar los procesos de regulación normal, inhibe la actividad reticular descendente y ascendente, y ejerce una fuerte influencia sobre las regiones superiores del sistema nervioso central, en particular la corteza de los hemisferios.



Es la sustancia antibiótica más activa entre las conocidas. Es 500 000 veces más fuerte que cualquier otro antibiótico conocido.

UN POCO DE HISTORIA.

La primera vez que se habló de APITERAPIA fue para hacer referencia al uso médico de las picaduras de abejas o apitoxiterapia.

Pero si nos detenemos a hacer un poco de historia, aquí no es porque los demás productos apiterapéuticos no tengan antecedentes antiquísimos, recordemos el uso del propóleos que hacían los antiguos egipcios, romanos, persas e incas, al igual que de la cera y la miel.
Basta con buscar en el papiro de Ebers (1700 a.n.e.) en la Torá (Pentateuco), Profetas y otros libros bíblicos, en los escritos de Aristóteles, Plinio, Dioscórides, Galeno, Hipócrates, Varro, Avicena, y demás eruditos de la antigüedad, para trazar los antecedentes conocidos de la Apiterapia con productos de la colmena.


El médico Philipp Terc, padre de la apitoxiterapia. austríaco, tuvo que enfrentarse al dogmatismo académico de la Viena del siglo XIX.
Terc 1844-1915) nacido un 30 de Marzo en Praporiste, Bohemia, era reumático y sufría de intensos dolores articulares. Un día sentado en su jardín, en 1868, fue atacado de pronto por muchas abejas y a partir de entonces sus dolores comenzaron a desaparecer y los miembros adquirieron nueva movilidad.

A partir de entonces se dedicó a investigar la causa de su sorprendente cura y permaneció durante 10 años haciendo experimentos, pese a ser combatido y ridiculizado por sus colegas.

En 1878 y 1889 presenta ante la Universidad Imperial de Viena sus notables conclusiones sobre miles de pacientes tratados con éxito, pero se encontró con un auditorio hostil e intransigente, a tal punto que Terc decide irse de Viena por temor a que lo internaran en un manicomio. No obstante, dejó como testimonio de sus investigaciones varias publicaciones, además de un libro editado en 1910.

Tras el rechazo de las autoridades científicas austriacas a las investigaciones de Terc, otros médicos en Francia, Inglaterra, y Alemania, siguieron sus métodos y reafirmaron sus conclusiones.

Cada vez es más extenso el uso del veneno de abejas en el tratamiento de numerosas enfermedades y se cuentan por docenas los preparados con apitoxina comercializados por la industria farmacéutica. En 1920 se inicia en Japón la acupuntura con abejas, La Apipuntura.

Desde entonces ha continuado el desarrollo de la apitoxiterapia y en estos momentos estas son las principales afecciones tratadas con apitoxina.
Piel: Eccema, soriasis, úlceras tópicas, verrugas. Infecciones: Laringitis, mastitis.
Virales: Herpes simple 1 y 2, verrugas.
Reumatológicas: 100 veces más poderoso que la hidrocortisona mayor efecto anti-inflamatorio que la ciclofosfamida (Weissman).
Artritis Reumatoide, Osteoartritis, Artritis Reumatoide Juvenil, Artritis Traumática, Espondilitis, Artritis Psoriática, Codo de Tenista, Bursitis.
Cardiovascular: Hipertensión (crónica y aguda), Arritmias, Aterosclerosis, varices.
Pulmonar: Obstrucción crónica pulmonar, Enfisema, Asma.
Sentidos: Pérdida de audición, Vista, Glaucoma, Diplopías, Iritis.
Ortopedia: Estimula la curación de los huesos.
Psicología: Depresión.
Endocrinas: aumenta la cantidad de esperma en toros en U. Penn (Dr. Alan Benton).
Sistema nervioso: analgésico.


CONTRAINDICACIONES:

Está absolutamente contraindicado aplicar la apitoxina con picaduras de abeja o el veneno de éstas en los siguientes casos:


  • Hipersensibilidad (alergia al veneno)

  • Diabetes

  • Enfermedades infecciosas agudas

  • Tuberculosis

  • Albuminuria

  • Enfermedades psíquicas

  • Enfermedades del hígado y las glándulas suprarrenales en la fase de agudización.

  • Nefritis

  • Sífilis

  • Gonorrea

  • Anemia

  • Trastornos hematológicos con disposición a anemia o hemorragia

  • Agotamiento general del organismo

  • Úlcera gástrica y duodenal con tendencia a hemorragias Neoplasias (tumores malignos)

  • período menstrual reciente.

  • Embarazo (primeros meses)

  • Cardiopatías: afecciones cardiovascular crónica, aneurisma de la aorta, angina de pecho, arteriosclerosis, miocarditis.

  • Insuficiencia cardiaca de segundo y tercer grados.


Tampoco se aplicará el tratamiento en pacientes con:



  • Temperatura elevada

  • Estrés emocional

  • Astenia por insomnio

  • Insuficiencia cardiorrenal.


ALERGIA A LA APITOXINA
Es importantísimo conocer si una persona posee hipersensibilidad o no al veneno de abejas antes de empezar cualquier tratamiento. Para ello usted puede realizar una sencilla prueba alérgica, para comprobar la reacción anafiláctica.
Un 0.4-2% de las personas sufren una elevada sensibilidad al veneno de los himenópteros, incluida la apitoxina.
Aunque suceden muy raramente, se conocen 3 efectos nocivos graves por las picaduras de abejas:

1.- Neurotóxico (parálisis del sistema nervioso).
2.- Hemorrágico (aumento de la permeabilidad vascular de los capilares sanguíneos).
3.- Hemolítico (destrucción de los glóbulos rojos).


PROCEDIMIENTO TERAPÉUTICO.

La terapia con veneno de abejas, una vez que usted se cercioró no ser alérgico a éste, no produce ningún efecto colateral adverso. No importa cuánto tiempo se haya usado.

Es segura, efectiva y cuesta poco. Se pueden aplicar directamente las abejas al paciente para que lo piquen en la parte afectada de su cuerpo o usar inyecciones del veneno obtenido de las abejas y conservado en polvo en frascos estériles hasta que se disuelva.

Las principales formas de aplicación de la apitoxina son:



  • Picadura directa de la abeja.

  • Inyección de preparados estandarizados.

  • Ultrasonido (fonoforesis).

  • Ionización.

  • Frotación mecánica.

  • Inhalación.

  • Supralingual (bajo la lengua).

Veamos una descripción de los otros productos de la colmena:

La muy conocida miel de abejas se origina a partir del néctar que generalmente está en la base de los pétalos de las flores. La miel es un carbohidrato concentrado o alimento energético, la miel de mielatos por el contrario se origina en mielatos que segregan algunos árboles en sus tallos u hojas y la abeja para tomar esta miel debe ser auxiliada por un insecto llamado afido que tiene una trompita trepanadora con la que abre el orificio por donde segrega el dulce, la abeja luego de retirado el insecto se nutre con el mismo, esta se diferencia de la miel de néctar por sus componentes químicos y lógicamente sus propiedades curativas.

El propóleos es una mezcla de resinas de plantas recolectadas por las abejas de las yemas de las plantas locales o de las puntas de cortezas de los árboles, y que este disponible para llenar sus necesidades: una masilla moldeable o un barniz que las abejas esparcen en el interior de su colmena para ajustar el tamaño de aberturas y una capa física para reforzar e impermeabilizar el nido, y como una barrera para detener la invasión de la colmena por microorganismos, por sus propiedades antibacteriana, antimicótico, antibiótico, antiinflamatoria, y elevadora del sistema de defensa, es un excelente medicamento para humanos y animales.

El polen recogido por la abeja es la fuente de proteínas, vitaminas y grasas que requiere la abeja para alimentar la creciente población de abejas que compone la colmena. Las abejas recolectan polen generalmente de las mismas flores de donde recolectan néctar. Para humanos y animales es una de las mejores fuentes de proteínas y disponible a bajo costo para su consumo ya que una simple cucharada/día le suministra los requerimientos proteicos diarios necesarios para una buena nutrición, además de excelente medicina para diversas condiciones de salud.

El pan de abejas no es más que el polen predigerido por la abeja, la que almacenan en las celdillas del panal y recubren con miel para su conservación y es usado para la alimentación de las crías. El estar predigerido por la abeja le aporta características químicas diferentes en cierto término que el polen recolectado y para uso terapéutico tiene sus especificidades.

La jalea real es una sustancia producida por las abejas, (obreras) adultas jóvenes, comen polen y lo digieren. A una edad particular ciertas glándulas localizadas en sus cabezas producen una sustancia que se parece un poquito al yogurt, con la que estas abejas nodrizas alimentan las larvas muy jóvenes por tres días, también alimentan con esta sustancia a las destinadas a ser reinas hasta su nacimiento lo que le confiere la fertilidad y le hace crecer el doble de tamaño que la obrera. Como vemos es una extraordinaria sustancia en términos alimenticios y terapéuticos.


El extracto de zángano o abejón, es la larva de zángano hecha extracto y tiene una composición química similar a la jalea real, con la diferencia de que es una fuente de hormona masculina o testosterona, mientras que la jalea real es fuente de hormona femenina o estrógenos. Liofilizado es conocido como Apilarnil.
La cera de abejas es el principal material de construcción de la colmena, las abejas jóvenes secretan hermosas escamas blancas de cera de las glándulas ubicadas en sus abdómenes. Mastican estas escamas, les dan forma y construyen el conjunto de tubos hexagonales que forman un panal. La cera de abejas tiene diversos usos terapéuticos.

Como podemos apreciar la colmena es un asombroso laboratorio químico, y su habitante la abeja, una asombrosa laboratorista, hemos podido conocer sobre la composición, propiedades, usos terapéuticos, etc., de tan solo uno de sus productos, la apitoxina o veneno de abeja, conocer la amplia información existente sobre cada uno de ellos, talvez sea posible en entregas futuras.


Lic. Mirtha Bueno C.
Representante en R.D. de
Apitherapy Consulting, Lt.
Email:

mirthabueno@gmail.com
www.barranca.co.nr

3 comentarios:

Nohemi Torres Morales dijo...

hola mirta me gustaria saber en que partes del cuerpo se les ponen abejas a los epileptico.

Maria Leontina Perez Henriquez dijo...

Muy completa la información. Sabes tu si la abeja zangalo también tiene apitoxins, porq escuche en un programa de la tv que esta abeja zangala no producía dolor al pincharse con ella?pudes aclarármelo por favor. Un abrazo 😊 y gracias

Ehrlich Bella dijo...


Solía tener VIH ,,, y yo trabajo con el ejército de Estados Unidos ...... busqué curar casi alrededor del mundo, no

hasta que contactó con un GRAN ESPIRITUALISTA, narré mi situación a él, me sorprendió DIJO '' hay motivo de alarma

'' 'I Envíele MI FOTO ,,,, él dijo que tendrá que comprar algunos artículos, y que pagó por ella ... después de

tres días mE DIJO qUE IR PARA LA PRUEBA DE NUEVO, .. .... MIS AMIGOS usted no creerá que fue negativa .... Ahora

estoy SONIDO Y SALUDABLE todavía trabajando con el Ejército de Estados Unidos. Creo que él puede curar cualquier

enfermedad SU DIRECCIÓN DE CORREO ELECTRÓNICO ES: hivspelltemple@gmail.com
y hivspelltemple@gmail.com le WhatsApp en +2348103753977